El césped estropeado es un problema bastante común en los jardines, sobre todo si se es un jardinero aficionado, al fin y al cabo mantenerlo en buen estado no es tan sencillo, especialmente en determinados suelos y condiciones climatológicas. Lo más habitual es que se formen calvas en la pradera o que la hierba se seque y se ponga amarillenta. Puede que no hayamos podido hacer nada para evitar que esto ocurra, pero sí podemos actuar para recuperarlo.

Posibles causas del césped seco

El césped seco puede estar provocado por distintas razones. La primera y la más obvia es la falta de riego, sin embargo un exceso de agua puede provocar ese aspecto de césped amarillo. Otra posibilidad es que esté sufriendo una plaga, que haya demasiadas malas hierbas o que el pasto no esté correctamente abonado y no reciba los nutrientes que necesita. En cualquier caso, la principal causa del césped seco suele ser el descuido y no prestarle suficiente atención.

Cómo salvar un césped seco

Siguiendo estos consejos cuanto antes podemos salvar un césped seco y recuperar su brillo y color verde.

Segar y limpiar

En primer lugar hay que segar el césped para dejarlo bien cortado. Al estar empobrecido es posible que no llene mucho la bolsa del cortacésped. Después tendremos que arrancar toda la hierba seca con una pala retirando unos 5 o 10 centímetros de la tierra a la que está adherida. Aprovecharemos también para retirar las malas hierbas, como los tréboles, que se hayan extendido por el pasto. Después de esto retiramos los restos con el rastrillo de púas finas, el mismo que se suele utilizar para retirar las hojas del césped.

Escarificar

A continuación hay que escarificar. Esto consiste en arañar el césped superficialmente con un rastrillo, solo 1 o 2 cm para retirar el fieltro. El fieltro es la capa de tierra superior donde se acumulan raíces, hojas y restos orgánicos que se acumulan y se descomponen, y que impide que el aire y el agua circulen bien. Además también favorece la proliferación de hongos. La escarificación se debe realizar cada año o cada dos años. 

Airear

La siguiente fase del proceso de recuperación del césped es proporcionarle una buena oxigenación al suelo. Esto se consigue pinchando el suelo, para que pueda penetrar el aire y el agua a través de pequeños agujeros que podemos hacer con un rastrillo. También existen zapatos especiales para airear el césped con una suela cubierta de pinchos. Con este procedimiento también evitamos que la tierra se quede demasiado compacta.

Nutrir y regar

Finalmente hay que proporcionarle al suelo una buena dosis de nutrientes. Podemos utilizar recebo, que contiene compost o turba y además algo de arena que impide la compactación. Es también el más adecuado para plantar césped en tierra dura. Terminaremos regando la superficie y controlando que tenga un riego adecuado durante los días sucesivos.

Siguiendo estas pautas cuidadosamente, podemos regenerar y recuperar el césped del jardín. Es necesario tener paciencia y ser constante. Y una vez vuelva a estar el pasto en buen estado, hay que procurar mantenerlo y proporcionarle los cuidados que necesita.

Te ha ayudado este post?

Valóralo

Promedio 5 / 5. Total: 1

No hay votos! Sé el primero.

Comparte ;)

Deja una respuesta